Miguel Cabrera, originario de Antequera de Oaxaca, es uno de los nombres más reconocidos en el ámbito de la pintura novohispana. Realizó una gran cantidad de encargos para varias órdenes religiosas, para el clero secular y para particulares durante el siglo XVIII; una de sus obras más complejas y que mejor lo representa, es el templo de San Francisco Javier, Tepotzotlán, en donde se desempeñó como artista integral. En escasas ocasiones se ha reflexionado en la factura y modelos del plan general de la obra, piedra angular en la construcción de una atmósfera idónea para la exaltación de la espiritualidad.
Durante el rectorado del padre Pedro Reales se ideó y desarrolló un programa de renovación del interior del templo: fue Miguel Cabrera el creador de una propuesta plástica que integró las aportaciones de Gianlorenzo Bernini y de la tratadística sobre perspectiva, elaborada por el jesuita Andrea Pozzo, autor de las decoraciones del templo de San Ignacio y de los retablos de la iglesia de Il Gesú, en Roma, a finales del siglo XVII.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Museo Nacional del Virreinato presentan Miguel Cabrera. Las tramas de la creación como resultado de un trabajo de investigación y reflexión que se propone explicar el proceso que el artista llevó a cabo para adquirir la confianza de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, hasta desarrollar una obra culminante como logro técnico y estético, fundado en el estudio de fuentes europeas y en la idea de la “escuela de los afectos”, principio jesuítico de la conmoción anímica para el perfeccionamiento espiritual.

La pintura novohispana del siglo XVIII


Juan Correa y Cristóbal de Villalpando fueron los principales exponentes de la pintura novohispana de finales del siglo xvii, pero en el siglo XVIII los hermanos Nicolás y Juan Rodríguez Juárez orientaron un cambio mediante el uso de pinceladas sueltas, la recurrencia a una paleta más reducida, así como una tendencia a la luminosidad. Hacia 1722, los Rodríguez Juárez fundaron una academia, un cenáculo en el cual discutir ideas en torno al arte y a los mecanismos de producción estética, en torno al cual se congregaron diversos pintores, como José de Ibarra, quien se convirtió en el líder pictórico de su generación. Hacia 1754, Ibarra estableció, al igual que su maestro Juan Rodríguez Juárez, una academia. Algunos de sus discípulos fueron Francisco Antonio Vallejo, Juan Patricio Morlete Ruiz y, posiblemente, Miguel Cabrera.

Miguel Mateo Maldonado y Cabrera nació entre 1715 y 1720 en la ciudad de Antequera, Valle de Oaxaca y se desconoce prácticamente todo de su infancia y juventud hasta 1739, fecha en que contrajo matrimonio con doña Ana María Solano en la ciudad de México. A la muerte de Ibarra, en 1756, Cabrera tomó su lugar como el pintor más importante de su tiempo y en él recayó la dirección de la academia, convirtiéndose en el eje de otros artistas como José de Alzíbar y José de Páez.

La Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús


La Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús fue fundada en 1572 cuando el general Francisco de Borja envió, a petición de Felipe II, al padre Pedro Sánchez y a catorce jesuitas a Nueva España. Para el siglo XVIII esta provincia había crecido y se había consolidado con la fundación de casas, colegios y misiones, al tiempo que contaba con un importante número de miembros. Estas fundaciones requerían edificaciones y ornamentos para desarrollar sus actividades y la Compañía se esforzó, a través de fondos propios o por medio de patrocinios, en conseguirlos. Para la ejecución de las obras la Compañía se valió de diversos artistas y técnicas que concretaron sus programas iconográficos. A Nueva España llegaron pinturas, esculturas y estampas provenientes de Europa, pero los jesuitas también se acercaron a los artífices asentados en territorio americano y los mejores trabajaron para esta orden religiosa. Miguel Cabrera fue uno de ellos y destacó por su abundante producción.

Uno de los primeros encargos fue para el Seminario de San Ildefonso de México, edificio que fue reconstruido durante el rectorado del padre Cristóbal de Escobar y Llamas. En 1749, el “maestro de pintor” Miguel Cabrera firmó como testigo en un contrato para hacer un retablo para el Colegio de San Francisco Javier en Puebla. De este modo, entre 1747 y 1749 Cabrera inició una relación laboral con la Provincia Mexicana.

Tepotzotlán, la creación total


El 7 de diciembre de 1753, Cabrera y el ensamblador Higinio de Chávez firmaron un contrato con el padre Pedro Reales, rector del Colegio y Casa de Probación de Tepotzotlán, para construir y dorar los retablos del presbiterio del templo de San Francisco Javier con un costo de 18,500 pesos de oro.

Entre 1755 y 1756 se realizaron los retablos y la pintura mural del crucero, esta última inspirada en la obra del hermano Andrea Pozzo, autor del tratado Perspectiva Pictorum et Architectorum publicado, originalmente, en latín e italiano en dos tomos (1693 y 1700). Este manual enseñaba a dibujar o representar bidimensionalmente la perspectiva arquitectónica a través de láminas con breves textos, y, además ofrecía instrucciones para pintar al fresco. Fue traducido a varios idiomas y los jesuitas lo distribuyeron en los colegios que tenían a nivel mundial. Fue por ello que Cabrera pudo conocer el diseño y la iconografía de la pintura mural del templo de San Ignacio en Roma gracias a las estampas que se reproducen en la Perspectiva y que probablemente sirvieron para ejecutar la Glorificación de san Ignacio en Tepotzotlán.

Cabrera también pintó dos grandes telas al óleo para el sotocoro y once para la sacristía. Entre 1760 y 1762 se construyó la fachada y la torre del templo y, en 1764, firmó tres lienzos para el coro con los milagros de san Francisco Javier y el Sagrado Nombre de Jesús. Obras de menores dimensiones fueron ejecutadas para el Camarín de la Virgen.

La Congregación de la Purísima

Hacia 1761 Cabrera ingresó a la Congregación de Nuestra Señora de la Purísima, la hermandad religiosa más importante de la Compañía de Jesús en la ciudad de México, y no deja de sorprender que un pintor tuviera acceso a ella. Fundada en 1645 en el Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo, sus miembros se reunían una vez a la semana y llevaban a cabo diversas obras de caridad. Cabrera estaba en la cima de su profesión y era calificado como célebre pintor y uno de los primeros de Nueva España, por lo que su entrada a la congregación mariana puede verse como una recompensa por las buenas relaciones con la Compañía. Al parecer, el pintor no sólo fue miembro de ella sino que tuvo un cargo, al que pudo haber sido promovido por sugerencia del padre Lazcano.

Entre 1761 y 1765, Cabrera realizó diversas pinturas para los colegios de Valladolid, Oaxaca y Guanajuato. La correspondencia que se conserva ejemplifica el modo en que las obras eran contratadas, pagadas y enviadas a las casas más distantes de la capital. En 1765 realizó para el colegio de Tepotzotlán un monumento para exhibir el Santísimo en las celebraciones de Semana Santa.

Devociones y varones ilustres


En 1622 Ignacio de Loyola y Francisco Javier fueron canonizados, por lo que sus imágenes fueron celebradas y propagadas por todo el mundo católico. La Iglesia católica triunfante y reformista impulsó la veneración a los santos y el uso de las imágenes para el culto como una afirmación frente a los protestantes.

Otros miembros de la Compañía de Jesús fueron beatificados y canonizados durante los siglos y XVIII, como Francisco de Borja, Estanislao de Kostka y Luis Gonzaga. A las Vidas de santos, impresas y difundidas como modelos de virtud, se sumaban las fiestas y las representaciones plásticas que ayudaban a afianzar la devoción.

Cabrera realizó numerosas pinturas con las imágenes de los principales santos jesuitas, tal es el caso de las series de la vida de san Ignacio de Loyola para el Colegio de Querétaro y la Casa Profesa, así como representaciones de otras devociones propagadas por la Compañía, como la Virgen de la Luz y el Sagrado Corazón de Jesús

Obras comentadas

Miguel Cabrera

Patrocinio de la Virgen a la Compañía de Jesús, siglo XVIII
Óleo sobre tela
429 x 476 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH (sotocoro de la iglesia de san Francisco Javier)

La estrecha relación de Miguel Cabrera con diversas órdenes religiosas asentadas en la Nueva España lo llevaron a pintar en numerosas ocasiones patrocinios de la Virgen sobre aquellas congregaciones. En esta obra Cabrera plasmó en el centro de la composición a la Virgen con el Niño, dándoles un lugar preponderante en la composición con la intención de captar la atención del espectador. Ambos bendicen a los miembros de la Compañía de Jesús, mientras el manto de María es sostenido por los arcángeles Miguel, vestido como guerrero, pues es considerado un guerrero y en especial como el jefe de la milicia celeste: princeps militiae angelorum, y Gabriel que sostiene con su mano izquierda la vara de azucenas como símbolo de pureza y castidad. Hincados y divididos en dos grupos aparecen los jesuitas, a la izquierda se encuentra san Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía y a la derecha san Francisco Javier, santo al que está dedicada la iglesia del ex colegio jesuita de Tepotzotlán.

Miguel Cabrera

Nacimiento de Ignacio de Loyola y profecías que le precedieron, 1756-1757
Óleo sobre tela, 282 x 340 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

El 7 de julio de 1756 Miguel Cabrera realizó una serie de obras relacionadas con la vida y obra de san Ignacio de Loyola, las piezas originalmente se concibieron para decorar los espacios de la Casa Profesa de México.
La primera de las obras muestra el nacimiento de Iñigo López de Loyola, ocurrido probablemente el 23 de octubre de 1491, y quien después se convertiría en san Ignacio de Loyola, fundador de una de las más grandes congregaciones religiosas: la Compañía de Jesús.
En la escena principal se puede observar una cama adornada con dosel y mantas de brocado rojo y dorado, acostada está la madre amamantando al recién nacido Iñigo. Frente a ellos se encuentra de pie el padre que observa la escena. Completan la escena tres mujeres, una parada al pie de la cama y otras dos reclinadas. Detrás de ellas, un reloj y a la izquierda, un brasero con carbón. En la parte derecha del óleo hay dos escenas secundarias: arriba aparece san Ignacio con talar oscuro, entre nubes, y abajo, un personaje de pie con sotana, capa y báculo, a su izquierda, una mujer arrodillada.

Miguel Cabrera

Virgen de Guadalupe, 1756
Óleo sobre tela, 174.4 x 107.8 cm
Templo de San Francisco Javier, Museo Nacional del Virreinato, Conaculta- INAH.

En 1751, Miguel Cabrera fue comisionado por el Abad y Cabildo del Santuario de Guadalupe para que dictaminara si la imagen de la Virgen de Guadalupe era o no obra de industria humana. Cabrera encabezó un equipo que reunía a los pintores más reconocidos de la época: José de Ibarra, Juan Patricio Morlete Ruiz, Francisco Antonio Vallejo, José de Alzíbar y Manuel Osorio. El dictamen de Cabrera, acompañado de la opinión de los demás pintores, fue impreso en la ciudad de México en 1756, mismo año en que fue realizado éste lienzo que seguramente está tomado de una de las tres copias realizadas en 1752 por el propio Cabrera. La obra respeta en todo al modelo original, incluyendo los ciento veintinueve rayos que rodean a la figura. El cuadro se encuentra integrado al retablo del crucero del lado del Evangelio dedicado a la Guadalupana.

Lista catalográfica

LA PINTURA NOVOHISPANA DEL SIGLO XVIII


1.
Miguel Cabrera (ca. 1715-1768)
San José y el Niño, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 164 x 124 cm
Museo Nacional de Historia, Conaculta-INAH

2.
Juan Correa (1645/50-1716)
Virgen del Apocalipsis, siglo Óleo sobre tela, 230 x 126 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta- INAH

3.
Cristóbal de Villalpando (ca. 1649-1714)
Dolorosa, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 212 x 139.5 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

4.
Nicolás Rodríguez Juárez (1667-1734)
Transfiguración, siglo XVIII
Óleo sobre madera, 192 x 113 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

5.
José de Ibarra (1685-1756)
Virgen del Carmen de Guatemala, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 139 x 104 cm
Museo Nacional de Arte, INBA

6.
Francisco Antonio Vallejo, atribuido (ca. 1721-1785)
Escenas de la vida de Cristo, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 99 x 69 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

7.
Juan Patricio Morlete Ruiz (1713-1781)
Cuadro de devociones, siglo XVIII
Óleo sobre lámina, 67 x 51 cm
Archivo Histórico de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

8.
José de Alzíbar (activo 1750-1803)
San Gregorio Nacianceno, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 72 x 53.5 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

9.
José de Páez (1727-activo hasta 1790)
San José, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 61 x 44 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

10.
Miguel Cabrera
Divina Pastora, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 125.5 x 95.2 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

11.
Miguel Cabrera
Divino Pastor, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 125.4 x 94.8 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

12.
Miguel Cabrera
Sagrada Familia, 1759
Óleo sobre tela, 104 x 86 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

13.
Miguel Cabrera
Mater Dolorosa, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 80 x 70 cm
Colección particular


LA PROVINCIA MEXICANA DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

14.
Anónimo
San Ignacio de Loyola, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 94.3 x 77.8 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

15.
Anónimo
San Francisco de Borja, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 95.3 x 73.8 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

16.
Pedro de Calatayud (1689-1773)
Ejercicios espirituales para los eclesiásticos y ordenandos
Antonio Villagordo, Salamanca, 1762
20 x 14 x 4 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

17.
Sebastián Izquierdo (1601-1681)
Práctica de los Ejercicios espirituales de nuestro padre san Ignacio
Martii, Roma, 1724
17 x 11.4 x 1.6 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

18.
Miguel Cabrera, atribuido
Cristóbal de Escobar y Llamas, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 211 x 126 cm
Universidad Nacional Autónoma de México, Tesorería de la UNAM, Dirección General de Patrimonio Universitario

19.
Juan Mayora
Relación de la vida y virtudes del padre Antonio Herdoñana de la Compañía de Jesús
Imprenta de la Biblioteca Mexicana, México, 1758
21 x 15.3 x 0.5 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

20.
Miguel Cabrera
Manuel José Rubio y Salinas, 1761
Óleo sobre tela, 205 x 125.6 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

21.
Miguel Cabrera
Verdadero retrato del venerable Juan Diego, 1751
Óleo sobre tela, 211.8 x 141 cm
Museo de la Basílica de Guadalupe

22.
Miguel Cabrera, atribuido
Retablo de la Virgen de Guadalupe con san Juan Bautista, fray Juan de Zumárraga y Juan Diego, siglo XVIII
Óleo sobre lámina, 63.5 x 50.5 cm
Museo Nacional de Arte, INBA

23.
Anónimo
Retrato del padre Juan Francisco López, primera mitad del siglo XX
Óleo sobre tela, 210 x 130 cm
Museo de la Basílica de Guadalupe

24.
Fray Miguel de Herrera (1729-1780)
Benedicto XIV, 1752
Óleo sobre tela, 195 x 126 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

25.
Miguel Cabrera, atribuido
La proclamación pontificia del patronato de la Virgen de Guadalupe sobre el reino de la Nueva España, ca. 1756
Óleo sobre lámina, 58 x 42.5 cm
Col. Museo Soumaya Fundación Carlos Slim

26.
Firmado “Avila”
Francisco Javier Lazcano, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 83 x 58 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

27.
Francisco de Florencia (1619-1695) y Juan Antonio de Oviedo (1670-1757)
Zodiaco mariano
Nueva imprenta del Real y más Antiguo Colegio de San Ildefonso, México, 1755
21.2 x 15.5 x 2.3 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

28.
Miguel Cabrera
Maravilla americana y conjunto de raras maravillas, observadas con la dirección de las reglas del arte de la pintura en la prodigiosa imagen de nuestra señora de Guadalupe de México
Facsimilar
Ediciones Cimatario, Querétaro, 1945
24.5 x 18 x 0.9 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús


TEPOTZOTLÁN, LA CREACIÓN TOTAL


29.
Miguel Cabrera
La Sagrada Familia y el hermano Pedro Basto, 1752
Óleo sobre tela, 233 x 318 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

30.
Carta del padre rector Pedro Reales en que da la noticia a los superiores de esta Provincia de Nueva España de la Compañía de Jesús, de la muerte, y ejemplares virtudes del hermano Vicente González, novicio estudiante de la misma Compañía, en el Colegio de Tepotzotlán
[s.l, s.n., ca. 1754]
20.7 x 14.7 x 0.5 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

31.
Miguel Cabrera e Higinio de Chávez
Par de portaciriales, 1756
Madera tallada, policromada y dorada,
175 x 84 x 84 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

32.
Anónimo
San Rafael arcángel, siglo XVIII
Madera tallada, policromada y estofada,
103.5 x 48.8 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

33.
Anónimo
San Miguel arcángel, siglo XVIII
Madera tallada, policromada y estofada,
104 x 51 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

34.
Miguel Cabrera (atribuido)
La conversión de san Francisco de Borja, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 298 x 167 cm
Bienes Propiedad de la Nación Mexicana. Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Dirección General de Sitios y
Monumentos del Patrimonio Cultural. Acervo de la Pinacoteca de la Profesa

35.
Antonio de Torres (1666-1730)
San Francisco Xavier cargando a un indio, 1720
Óleo sobre tela, 217 x 143 cm
Bienes Propiedad de la Nación Mexicana. Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Dirección General de Sitios y
Monumentos del Patrimonio Cultural. Acervo de la Pinacoteca de la Profesa

36.
Miguel Cabrera
La Virgen y el Niño Jesús ofrecen azucenas como símbolo de pureza a San Luis Gonzaga y San Estanislao de Kostka, 1750
Óleo sobre tela, 102.5 x 73.7 cm
Colección Andrés Blaisten

37.
Miguel Cabrera
Virgen de Guadalupe, 1748
Óleo sobre tela, 193.7 x 110.8 cm
Museo de la Basílica de Guadalupe

38.
Juan Antonio de Oviedo (1670-1757)
Elogio de algunos hermanos coadjutores de la Compañía de Jesús que vivieron y murieron con opinión y fama de santidad, Segunda parte
Imprenta de la Viuda de D. Joseph
Bernardo de Hogal, México, 1755
20.5 x 15.5 x 4 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

39.
Andrea Pozzo (1642-1709)
Perspectiva Pictorum et Architectorum
Primera parte, Edición bilingüe latín-italiano
ExTypographia Joannis Zempel, Roma, 1741
42.8 x 24 x 4.2 cm
Biblioteca Francisco Xavier Clavigero, Universidad Iberoamericana

40.
Andrea Pozzo (1642-1709)
Perspectiva Pictorum atque Architectorum
Segunda parte, Edición bilingüe latín-alemán
Impensis Jeremiae Wolfii, Augsburgo, 1719
31.2 x 19.8 x 2.9 cm
Provincia de Bolivia de la Compañía de Jesús
“Este libro y su compañero son del uso del H. Adalberto Martí. Son de la Misión de San Pedro de Moxos.”

41.
Anónimo
San Ignacio tomando el Santo
Sacramento, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 114 x 123.5 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

 

LA CONGREGACIÓN DE LA PURÍSIMA

42.
Anónimo
Virgen del Pópolo, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 87 x 59.5 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

43.
Reglas que han de guardar los congregantes de la Congregación de la Purísima Concepcion de Nuestra Señora la Virgen María, fundada con autoridad apostólica en el Colegio de la Compañía de Jesús de San Pedro y San Pablo de la Ciudad de México, siglo XVIII
Impreso sobre papel, 44.5 x 31.5 cm
Archivo General de la Nación

44.
Juan Correa
Inmaculada Concepción, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 149 x 106.5 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

45.
Anónimo guatemalteco
Inmaculada Concepción, siglo XVIII
Madera tallada, policromada y estofada,
91 x 43.5 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

46.
Juan Antonio de Oviedo (1670-1757)
Vida ejemplar, heroicas virtudes y apostólicos ministerios del venerable padre Antonio Núñez de Miranda de la Compañía de Jesús
Herederos de la Viuda de Francisco Rodriguez Lupercio, México, 1702
20.5 x 16 x 1.8 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

47.
Juan Rodríguez Juárez (1675-1728)
Padre Juan Martínez de la Parra, siglo XVIII
Óleo sobre lámina, 89 x 71.3 cm
Bienes Propiedad de la Nación Mexicana. Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural. Acervo de la Pinacoteca de la Profesa

48.
Juan Martínez de la Parra (ca. 1655-1701)
Luz de verdades católicas y explicación de la doctrina cristiana en que se contienen los santos siete sacramentos
Tercera parte, Juan Joseph Guillena Carrascoso, México, 1696
20.5 x 15.5 x 4 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

49.
Nicolás de Segura (1676-1743)
Sermones varios
Tomo décimo, Imprenta Real del Superior Gobierno y del Nuevo Rezado de Doña María de Ribera, México, 1742
20.5 x 15.5 x 3.2 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

50.
Francisco Xavier Lazcano (1702-1762)
Vida ejemplar y virtudes heroicas del venerable padre Juan Antonio de Oviedo de la Compañía de Jesús
Imprenta del Real y más Antiguo Colegio de San Ildefonso México, 1760
20.3 x 15.8 x 4.2 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

51.
Honras funerales que al reverendo padre
Doctor Francisco Xavier Lazcano de la Sagrada Compañía de Jesús y catedrático del eximio en la Real y Pontificia Universidad de México
Imprenta del Real y más Antiguo
Colegio de San Ildefonso, 1763
21 x 15.6 x 3.2 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

52.
Thomas de Kempis (1379/80-1471)
De la imitación de Cristo y menosprecio del mundo
Juan Piferrer, Barcelona, [s. a.]
13.5 x 8 x 3.2 cm
Biblioteca Eusebio F. Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

53.
Anónimo
Juan Joseph de Villavicencio, siglo XVIII
Óleo sobre tela, 65 x 52 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

54.
Carta del padre Juan Ildefonso Tello al padre Juan Joseph Villavicencio, rector del Colegio de Valladolid, en Informe de las pinturas encargadas a Miguel de Cabrera de una Virgen de Guadalupe
Ciudad de México, 6 de junio de 1761
Manuscrito sobre papel, 20.8 x 15 cm
Archivo General de la Nación

55.
Carta [de Miguel Cabrera] al padre Pedro Joseph de Castañeda,
Ciudad de México, 8 de enero de 1765
Manuscrito sobre papel, 24.5 x 18.6 cm
Archivo General de la Nación

56.
Recibo firmado por Miguel de Cabrera
8 de octubre de 1765
Manuscrito sobre papel, 15 x 20.5 cm
Archivo General de la Nación

 

DEVOCIONES Y VARONES ILUSTRES

 

57.
Miguel Cabrera
San Ignacio de Loyola, siglo XVIII
Óleo sobre lámina, 68 x 58 cm
Museo Nacional de Arte, INBA

58.
Miguel Cabrera
San Francisco Xavier, siglo XVIII
Óleo sobre lámina, 68 x 58.8 cm
Museo Nacional de Arte, INBA

59.
Miguel Cabrera
San Francisco Javier, 1761
Óleo sobre tela, 123.2 x 101.2 cm
Universidad Iberoamericana, A.C. Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

60.
Miguel Cabrera
San Estanislao de Kostka, 1761
Óleo sobre tela, 124 x 106.6 cm
Universidad Iberoamericana, A.C. Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

61.
Miguel Cabrera
San Francisco de Borja, 1761
Óleo sobre tela, 124 x 103.7 cm
Universidad Iberoamericana, A.C. Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

62.
Miguel Cabrera
San Luis Gonzaga, 1761
Óleo sobre tela, 124 x 103.7 cm
Universidad Iberoamericana, A.C. Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

63.
Pedro de Rivadeneira (1526-1611)
Vida de san Ignacio de Loyola
Madrid, Pedro Madrigal, 1604
29 x 21 x 5 cm
Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada de la Secretaría de Educación Pública

64.
Francisco García, (1641-1685)
Vida, virtudes y milagros de san Ignacio de Loyola, fundador de la compañía de Jesús
Imprenta de Don Gregorio Hermosillo, Madrid, 1722
21 x 16 x 6 cm
Biblioteca Histórica “José María Lafragua” de la Benemérita Universidad
Autónoma de Puebla

65.
Miguel Cabrera
Nacimiento de Ignacio de Loyola, ca, 1756
Óleo sobre tela, 201 x 246 cm
Museo Regional de Querétaro, Conaculta-INAH

66.
Miguel Cabrera
Nacimiento de Ignacio de Loyola y profecías que le precedieron, 1756-1757
Óleo sobre tela, 282 x 340 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

67.
Miguel Cabrera
Ignacio herido en la batalla de Pamplona, ca. 1756
Óleo sobre tela, 201 x 246 cm
Museo Regional de Querétaro, Conaculta-INAH

68.
Miguel Cabrera
Ignacio herido en la batalla de Pamplona, 1756-1757
Óleo sobre tela, 266.3 x 226 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

69.
Miguel Cabrera
El Sagrado Corazón de Jesús, 1756
Óleo sobre tela, 198 x 140 cm
Museo Nacional del Virreinato, Conaculta-INAH

70.
Miguel Cabrera
San Luis Gonzaga concediendo la salud al novicio Nicolás Celestini, 1766
Óleo sobre tela, 285 x 218 cm
Bienes Propiedad de la Nación Mexicana. Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes. Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural.
Acervo del Templo de Nuestra Señora de Loreto

Material de consulta



Miguel Cabrera: artista integral


Miguel Mateo Maldonado y Cabrera nació entre 1715 y 1720 en la ciudad de Antequera, Valle de Oaxaca, y se desconoce prácticamente todo de su infancia y juventud hasta 1739, fecha en que contrajo matrimonio con doña Ana María Solano en la Ciudad de México. Se presume que se formó en el taller de José de Ibarra en donde inicia su actividad artística hacia 1740. Cuando Ibarra murió, en 1756, Cabrera tomó su lugar como el pintor más importante de su tiempo y en él recayó la dirección de la academia, convirtiéndose en el eje de otros artistas como José de Alzíbar y José de Páez.
Su producción artística fue amplia y relevante para la pintura novohispana del siglo XVIII. Una buena parte de su obra estuvo dedicada a la representación de diversos santos. Fue tal su fama y reconocimiento que fue nombrado pintor de cámara del arzobispado de México, Manuel Rubio y Salinas. Por otro lado, Cabrera formó un taller propio en el cual se realizaron gran parte de los encargos realizados por religiosos y particulares.
En 1751 fue comisionado junto con los pintores José de Ibarra, Manuel de Osorio, Juan Patricio Morlete Ruiz, Francisco Antonio Vallejo, José de Alcíbar y José Ventura Arnaes para analizar la imagen original de la Virgen de Guadalupe y dictaminar si la obra era de manufactura divina o humana y en 1756 la Imprenta del Real y más Antiguo Colegio de San Ildefonso publicó el dictamen de Cabrera con el título Maravilla americana y conjunto de raras maravillas, observadas con la dirección de las Reglas de el Arte de la Pintura. De 1752 a 1756 trabajó en diversas obras para el Colegio Noviciado de Tepotzotlán. El 15 de mayo de 1768, Cabrera murió en la Ciudad de México.

Consulta la Maravilla Americana de Miguel Cabrera

La Virgen de Guadalupe


En 1751 los pintores José de Ibarra, Manuel de Osorio, Juan Patricio Morlete Ruiz, Francisco Antonio Vallejo, José de Alcíbar, José Ventura Arnaes y Miguel Cabrera observaron la imagen original de la Virgen de Guadalupe para juzgarla, según las reglas del arte de la pintura, “si podían ser obra de la industria humana semejantes maravillas”. En 1752, Cabrera realizó tres copias de Nuestra Señora de Guadalupe: una para el arzobispo Manuel Rubio y Salinas, otra para el padre Juan Francisco López –quien la llevaría a Roma y la presentaría a Benedicto XIV– y la tercera para sí mismo. Con la imagen que el padre López llevó a Roma se consiguió la aprobación apostólica del patronato, oficio y misa propios.
En 1756 la Imprenta del Real y más Antiguo Colegio de San Ildefonso publicó el dictamen de Cabrera con el título Maravilla americana y conjunto de raras maravillas, observadas con la dirección de las Reglas de el Arte de la Pintura. Después de la publicación de este folleto, la fama de Cabrera fue en aumento, pues no sólo ejercía el arte de la pintura sino también el de la escritura, por lo que fue reconocido como un hombre instruido y capaz de crear un alegato en favor del origen divino del ayate.


Cabrera, Miguel, Maravilla americana y conjunto de raras maravillas, observadas con la dirección de las reglas del arte de la pintura en la prodigiosa imagen de nuestra señora de Guadalupe de México, Querétaro, Ediciones Cimatario, 1945, 60 p.


Consulta quiénes han hablado de Miguel Cabrera en la historiografía del arte mexicano


El pintor Miguel Cabrera (ca. 1715-1768) ha sido reconocido como uno de los artistas más influyentes del arte novohispano, por lo que alrededor de su obra se han realizado un sinnúmero de estudios y análisis. El presente recurso contiene una revisión bibliohemerográfica sobre la figura de Cabrera, con la finalidad de mostrar parcialmente como fue conformándose su biografía.

1.VILLA F., Agustín, Breves apuntes sobre la escuela de pintura en México y algo sobre escultura, México, 1919, pp. 52-55 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

2. DIEZ BARROSO, Francisco, El arte en la Nueva España, México, 1921, pp. 308-316 Col. Víctor Águila Rubio

3. FERNÁNDEZ DEL CASTILLO, Francisco, Rafael García Granados, Luis Mac Gregor y Lauro E. Rosell, México y la Guadalupana: Cuatro siglos de culto a la patrona de América, México, Comité Oficial de Peregrinaciones Guadalupanas, 1931, pp. 110 Col. Víctor Águila Rubio

4. BAXTER, Silvestre, La arquitectura hispano colonial, México, 1934, pp. 66 y 67 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

5. PACH, Walter, “Aspectos desconocidos de la pintura mexicana”, en El hijo pródigo, núm. 3, junio de 1943, pp. 157-161 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

6. TOUSSAINT, Manuel, “Retratos de monjas”, en El hijo pródigo, núm. 7, octubre de 1943, pp. 9, 32 y 34 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

7. COUTO, José Bernardo, Diálogo sobre la historia de la pintura en México, México, Fondo de Cultura Económica, 1947, pp. 92-101 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

8. ROMERO DE TERREROS, Manuel, El arte en México durante el Virreinato: Resumen histórico, México, Editorial Porrúa, 1951, pp. 62-64 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

9. MURIEL DE LA TORRE, Josefina y Manuel Romero de Terreros, Retratos de monjas, México, Editorial Jus, 1952, pp. 45-49 Col. Víctor Águila Rubio

10. CARRILLO Y GARIEL, Abelardo, Autógrafos de pintores coloniales I , México, Imprenta Universitaria, 1953, pp. 16-18 y 33-39 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

11. GARCÍA RIVAS, Heriberto, Pintores mexicanos: 150 autobiografías, México, Editorial Diana, 1965, pp.33 y 34. Col. Víctor Águila Rubio

12. SUÁREZ, Orlando S., Inventario del muralismo mexicano: siglo VII a. de C. / 1968, México, UNAM, 1972, pp. 29 y 30 Col. Biblioteca del Museo Nacional de Arte, INBA

¿Quién es quién en la exposición Miguel Cabrera. Las tramas de la creación?

José de Alzíbar
(ca. 1730-1803)
Artista novohispano que se caracterizó por tener una amplia producción plástica, la cual se data desde mediados del siglo XVIII hasta 1801. Pintó retratos de virreyes y de mojas, escenas de vidas de santos, vírgenes y Cristos. Fue miembro de la Real Academia de San Carlos, donde fungió como teniente director. La mayor parte de su obra se localiza en la Ciudad de México y en los estados de Jalisco, Michoacán y Zacatecas.

Pedro de Calatayud
(1698-1773)
Jesuita, escritor y predicador famoso. Estudió en Pamplona, Alcalá y Salamanca; enseñó retórica y filosofía en Medina del Campo y Sagrada Escritura en Valladolid (1725-8) Su nombre no va unido a actividades docentes, sino a la predicación; durante cuarenta y ocho años recorrió la península ibérica dedicado a las misiones y a la difusión del culto al Sagrado Corazón de Jesús -devoción que comenzó a extenderse a partir de 1733-, y cuyas congregaciones desarrolló. La expulsión de la Compañía (1767) le llevó septuagenario a Italia. Como escritor y orador destacó su estilo, de doctrinas un tanto severas y antirracionalistas.

Juan Correa
(ca. 1645-1716)
Artista originario de la Ciudad de México. Estableció su propio taller, en donde desarrolló en extensa producción. Expuso su propio estilo que se determina a partir de dos etapas, su obra antes de 1680 en donde enfatiza los detalles; y el segundo periodo, después de ese año, donde sus composiciones profundizan en los elementos dinámicos.
Entre lo más sobresaliente de su obra se encuentra la producción artística de los lienzos de la sacristía de la Catedral de México: La Asunción de la Virgen (1689) y La entrada de Cristo en Jerusalén (1691).

José de Ibarra
(1685–-1756)
Pintor considerado como una de las figuras más destacadas de la pintura de la primera mitad del siglo XVIII en la Nueva España. Participó en el grupo de inspección de la imagen de Guadalupe organizado por Miguel Cabrera en 1751. Su pintura tuvo fuerte influencia de composiciones rococó, prevaleciendo el vigor barroco de las pinceladas sueltas y dinámicas. Entre sus obras destacan las pinturas que cubren los muros exteriores del coro de la Catedral de Puebla, realizados en 1732.

Thomas de Kempis
(1380–1471)
Autor de la Imitación de Cristo, Thomas perteneció a una hermandad con sede en Deventer, conocida como los Hermanos de la Vida Común. La Imitación de Cristo es una de las obras de devoción cristiana más conocida y reeditada desde entonces. Se le estima como una de las obras que inauguran la devotio moderna, es decir, una práctica y experiencia más íntimas de la religión, de fácil acceso y comprensión para todos, incluso para quienes no hubieran tomado el estado religioso. La base temática de la obra es la meditación en el sacrificio de Cristo como un apoyo para el desprecio de las cosas mundanas o contemptus mundi.

Juan Patricio Morlete Ruiz
(1713-1722)
Originario de San Miguel el Grande, Guanajuato. Fue discípulo de José de Ibarra y formó parte del grupo de artistas que fundaron la Academia de Pintura en 1753. Cabrera lo llamó a formar parte del grupo que inspeccionó la imagen de la Virgen de Guadalupe para confirmar su autenticidad. Su obra fue diversa al realizar piezas con temática religiosa, paisajes, representaciones de los cuadros de castas, retratos y composiciones alegóricas.

José de Páez
(1720-ca. 1790)
Pintor originario de la Ciudad de México. Se cree que fue discípulo de Nicolás Enríquez. Su producción plástica fue prolífica y diversa, entre los temas que desarrolló se encuentran la temática religiosa, escudos de monjas y exvotos, retratos y pinturas de castas.

Andrea Pozzo
(1642-1709)
Pintor y arquitecto italiano. Fue uno de los más brillantes representantes del arte de las arquitecturas fingidas en el barroco. Pintó la bóveda de la iglesia de San Ignacio en Roma de 1685 a 1694, de efectos ópticos particularmente sorprendentes. Desde 1702 trabajó en Viena decorando la iglesia de los Jesuitas, orden a la que pertenecía, y el palacio de Liechtenstein. Escribió el tratado Perspectiva de pintores y arquitectos en 1693.

Pedro de Rivadeneira
(1526-1611)
Ingresó a los catorce años en la Compañía de Jesús, comenzando una próspera carrera eclesiástica, apadrinada por Ignacio de Loyola, a lo largo de la cual realizará distintas misiones diplomáticas en Italia, Francia y Flandes. A los cuarenta y ocho años, cuando era ya asistente por España y Portugal del general de la orden, se retira a Toledo, aparentemente por razones de salud, para comenzar a redactar su obra, que continuará hasta poco antes de morir. Además de la hagiografía, Rivadeneira practicó la biografía (Vida de Ignacio de Loyola) y el tratado ascético y moral (Manual de oraciones para uso y aprovechamiento de la gente devota, Tratado de la tribulación y Tratado de la religión y virtudes que debe tener el príncipe cristiano).

Juan Rodríguez Juárez
(1675-1728)
Fue hijo de Antonio Rodríguez y hermano de Antonio Rodríguez Juárez. Formó parte de los artistas que marcaron la transición estilística del siglo al XVIII. Su producción manifiesta aún más el paso del tenebrismo del a los estilos del barroco tardío y el rococó. En sus obras más tempranas puede observarse la continuidad de la escuela novohispana en donde prevalecen la precisión del dibujo, el manejo del claroscuro y la solidez de las figuras. Posteriormente, el artista tiende hacia un nuevo gusto que representa el puente entre el barroco y el "murillismo" de Ibarra y Cabrera.

Nicolás Rodríguez Juárez
(1677-1734)
Miembro de una importante dinastía de pintores novohispanos, fue biznieto de Luis Juárez, nieto de José Juárez, hijo de Antonio Rodríguez y hermano de Antonio Rodríguez Juárez, por lo que aprendió el oficio de pintor en el taller de la familia. Su primera obra firmada, en el año 1690, es el Profeta Elías. Fue retratista y participó en la ejecución de arcos triunfales para la entrada de varios arzobispos. También se desempeñó como maestro y valuador de pintura, arrendador y vendedor de esclavos. Parece ser que recibió el título de bachiller de teología en 1704 y después de esta fecha entró al sacerdocio. Fue enterrado en el templo de San Agustín de la ciudad de México.

Francisco Antonio Vallejo
(1722-1785)
Nació en la Ciudad de México, en donde tuvo su propio taller. Fue de los artistas examinadores de la imagen de la Virgen de Guadalupe en 1751. Su obra sirvió para decorar numerosos edificios religiosos en la capital mexicana, en Guanajuato, Morelos, San Luis Potosí, Estado de México y Michoacán.

Cristóbal de Villalpando
(ca. 1649-1714)
Pintor mexicano considerado la figura más importante del barroco en Nueva España. Hacia 1686 fue nombrado examinador y veedor del gremio de pintores lo que le confería gran presencia al regular las obras de ese periodo. Su estilo evolucionó desde el tenebrismo de tonos oscuros de sus primeros cuadros hasta el empleo de una amplia y rica paleta cromática llena de contrastes lumínicos.
Entre sus obras más importantes destacan los 16 lienzos para el retablo de Huaquechula, Puebla; los retablos y la cúpula de la Catedral de Puebla y los 22 cuadros de escenas de la vida de San Ignacio del convento de Tepotzotlán.

 

Conoce más sobre Miguel Cabrera y el arte novohispano de su tiempo


Alcalá, Luisa Elena, “Miguel Cabrera y la congregación de la Purísima”, en Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, núm. 99, otoño de 2011, pp. 111-136.

Alegre, Francisco Javier, Historia de la Provincia de la Compañía de Jesús de Nueva España, 4 tomos, nueva edición por Ernest J. Burrus y Félix Zubillaga, 1960.
Antonio, Trinidad de, “Ficha catalográfica de la obra Divina Pastora de Alonso Miguel de Tovar”, Museo Carmen Thyssen Málaga, www.carmenthyssenmalaga.org/es/work/43

Bailey, Gauvin Alexander, “Italian Renaissance and Baroque Painting under the Jesuits and its Legacy throughout Catholic Europe, 1565-1773”, en John O’Malley, Gauvin Alexander Bailey y Giovanni Sale (eds.), The Jesuits and the Arts, 1540-1773, Filadelfia, Saint Joseph’s University Press, 2005.

Burrus, Ernest J., La obra cartográfica de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús (1567-1967), 2 vols., Madrid, Ediciones José Porrúa Turanzas, 1967 (Colección Chimalistac de Libros y Documentos acerca de la Nueva España. Serie José Porrúa Turanzas, 2).

Carmona Muela, Juan, Iconografía de los santos, Akal/Istmo, Madrid, 2011.

Carrillo y Gariel, Abelardo, El pintor Miguel Cabrera, México, INAH, 1966.

Clavigero, Francisco Xavier, “Breve descripción de la Provincia Mexicana de la
Compañía de Jesús, según el estado en que se hallaba el año de 1767”, en Mariano Cuevas, Tesoros documentales de México siglo XVIII. Priego, Zelis, Clavijero, México, Editorial Galatea, 1944.

Couto, José Bernardo, Diálogo sobre la historia de la pintura en México, estudio introductorio de Juana Gutiérrez Haces y notas de Rogelio Ruiz Gomar, México, Conaculta, 1995 (Cien de México).

Cruces Rodríguez, José Francisco, “La Divina Pastora de las almas: historia de la advocación e iconografía, y su vinculación con la ciudad de Málaga”, en Advocaciones Marianas de Gloria, San Lorenzo del Escorial, 2010, pp. 985-1004, dialnet. unirioja.es/descarga/articulo/4104179.pdf.

Cuadriello, Jaime, “Muros vestidos: santos investidos, colegiales revestidos. Las antiguas pinturas de San Ildefonso”, en Antiguo Colegio de San Ildefonso, México, Área Editores, 2008, pp. 32-64.

_______, “Ficha catalográfica de la obra Declaración de la Virgen de Guadalupe como patrona de la Nueva España con advocaciones marianas”, en Tesoros del Museo Soumaya de México, et. al., siglos XV-XIX, catálogo de exposición, Sala de exposiciones BBVA, Madrid, Bilbao, Museo Soumaya, BBVA, México, 2004.
_______, “Zodiaco Mariano. Una alegoría de Miguel Cabrera”, en Zodiaco mariano: 250 años de la declaración pontificia de María Guadalupe como patrona de México, Museo de la Basílica de Guadalupe, México, 2004.

Decorme, Gerard. La obra de los jesuitas mexicanos durante la época colonial, 1572-1767, 2 tomos, Fundaciones y obras, México, Antigua Librería Robredo de José Porrúa e Hijos, 1941.

El Arte de las Misiones del Norte de la Nueva España, 1600-1821, Clara Bargellini, Michael K. Komanecky curadores de la exposición, México, Antiguo Colegio de San Ildefonso, 2009.

Gante, Pablo C. de, Tepotzotlán: su historia y sus tesoros artísticos, México, Editorial Porrúa, 1958.

Gutiérrez Haces, Juana, Fortuna y decadencia de una generación: de prodigios de la pintura a glorias nacionales, México, UNAM-IIE, 2011.

Hernández, Jean-Paul, Il corpo del nome. I simboli e lo spirito della Chiesa Madre dei Gesuiti, Bolonia, Pardes Edizioni, 2010.

Kerber, Bernhard, “Ignem veni mittere in terram. A proposito dell’iconografia della volta di S. Ignazio”, en Richard Bösel y Lydia Salviucci Insolera (ed.), Artifizi della metafora. Saggi su Andrea Pozzo, Roma, Editoriale Artemide, 2011, pp. 81-91.

Leite, A., “Basto, Pedro de”, en Charles E. O’Neill y Joaquín Mª Domínguez, Diccionario Histórico de la Compañía de Jesús. Biográfico-Temático, t. i, Institutum Historicum, S.I, Universidad Pontificia Comillas, 2001.

Maneiro, Juan Luis, Vidas de algunos mexicanos ilustres, 2 tomos, traducción de Alberto Valenzuela Rodarte, estudio introductorio y apéndice de Ignacio Osorio Romero, México, UNAM, 1988.

Maquívar, María del Consuelo, Elisa Vargaslugo y Agustín Espinosa, “Estudio y restauración de la pintura mural de Miguel Cabrera en Tepotzotlán”, en Lineamientos y limitaciones en la conservación: pasado y futuro del patrimonio, 10° Coloquio del Seminario de Estudio y Conservación del Patrimonio Cultural, México, UNAM-IIE, 2005, pp. 157-180.
Martí Cotarelo, Mónica “El Relicario de san José”, en Museo Nacional del Virreinato. Tepotzotlán la vida y la obra en la Nueva España, et. al., Conaculta, INAH, Asociación de Amigos del Museo Nacional del Virreinato, Fundación BBVA Bancomer, Singapur, 2003.

_______, Miguel Cabrera. Un pintor de su tiempo, México, Círculo de Arte, Conaculta, 1998.
_______, Los retablos de Tepotzotlán, México, INAH, 1982.

Martini, Carlo María, “Los Ejercicios y la educación estética”, en Artes de México, núm. 70, 2004, pp. 8-15.

Montero Pantoja, Carlos, La arquitectura del saber. Los colegios de Puebla, 1531-1917, México, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Educación y Cultural, Asesoría y Promoción, s.c., 2013.

Monterrosa Prado, Mariano, “La iconografía de las pinturas de ánimas”, en Mensaje de las imágenes, INAH, México, 1995, p. 56.

Mues Orts, Paula, “De Murillo al murillismo o del cambio en la mirada: guiños sobre la suavidad en la pintura novohispana”, en Caminos del barroco: entre Andalucía y Nueva España, México, 2011.

_______, El pintor novohispano José de Ibarra: imágenes retóricas y discursos pintados, tesis para optar por el grado de doctora en Historia del Arte, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM, México, 2009.

_______, La libertad del pincel: los discursos sobre la nobleza de la pintura en Nueva España, México, Universidad Iberoamericana, 2008.

_______, José de Ibarra. Profesor de la nobilísima arte de la pintura, Círculo de Arte, Conaculta, México, 2001.

Olphe-Galliard, M., “Croiset, Jean”, en Charles E. O’Neill y Joaquín Mª Domínguez, Diccionario Histórico de la Compañía de Jesús. Biográfico-Temático, I, Institutum Historicum, S.I, Universidad Pontificia Comillas, 2001.

Pérez Gavilán Ávila, Ana Isabel, Corazón Sagrado, México, Plaza y Valdés/Universidad Autónoma de Coahuila, 2013.

Pintura novohispana. Museo Nacional del Virreinato. Tepotzotlán, 3 tomos, México, Asociación de Amigos del MNV, 1992-1996.

Ramírez Montes, Mina, “En defensa de la pintura. Ciudad de México, 1753”, en Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, núm. 78, 2001, pp. 104-129.

Ruiz Gomar, Rogelio, “San Francisco Xavier en la pintura de la Nueva España”, en Ignacio Arellano, Alejandro González Acosta y Arnulfo Herrera (eds.), San Francisco Javier entre dos continentes, España, Iberoamericana, Vervuert, 2007, pp. 217-237.

_______, “Divino Pastor, Divina Pastora”, en México en el mundo de las colecciones de arte, et. al., Azabache, México, 1994.
_______, “Las Colecciones de pintura del Museo Regional de Querétaro”, en Museo Regional de Querétaro 50 años, Querétaro, Dirección de Patrimonio Cultural, Secretaría de Cultura y Bienestar Social, Gobierno del Estado de Querétaro, 1986.

Rubens, P. P. y Jean Baptiste Barbé, Vida de san Ignacio de Loyola en imágenes, edición facsimilar, estudio preliminar de Antonio M. Navas Gutiérrez, Granada, Facultad de Teología, 1993.

Salviucci Insolera, Lydia, “La ‘colorita prospettiva’: nuovi contribuiti su Andrea Pozzo pittore ad affresco a Roma alla luce della Perspectiva Pictorum et Architectorum e di altre fonti”, en Richard Bösel y Lydia Salviucci Insolera (ed.), Mirabili Disinganni. Andrea Pozzo (Trento 1642-Vienna 1709) pittore e architetto jesuita, Roma, Artemide, 2010.

Seis siglos de arte. Cien grandes maestros, et. al., Museo Soumaya, México, Fundación Carso, 2005.

Silva Mandujano, Gabriel, “La arquitectura de los jesuitas en Valladolid de Michoacán. Las etapas constructivas. 1578-1767”, en Tzintzun. Revista de Estudios Históricos, núm. 18, julio-diciembre de 1993, pp. 7-25. http://tzintzun.iih.umich.mx/num_anteriores/pdfs/tzn18/jesuitas_valladolid_1578_1767.pdf

Toribio Medina, José, La imprenta en México (1539-1821), edición facsimilar, t.i (1539-1600), México, UNAM, 1989.

Torre Villar, Ernesto de la y Ramiro Navarro de Anda, Testimonios históricos guadalupanos, México, fce, 1999.

Torres Olleta, M. Gabriela, Redes iconográficas: san Francisco Javier en la cultura visual del Barroco, España, Universidad de Navarra, Iberoamericana, Vervuert, 2009 (Biblioteca Áurea Hispánica, 57).

Tovar de Teresa, Guillermo, Miguel Cabrera: pintor de cámara de la reina celestial, México, Grupo Financiero Santander Mexicano, 1995.

_______, Noticias sobre el retablo mayor de Tepotzotlán, México, Antigua Librería Robredo, 1985.

Verd, G. M., “Íñigo, nombre original de Ignacio de Loyola”, en Charles E. O’Neill y Joaquín Mª Domínguez, Diccionario Histórico de la Compañía de Jesús. Biográfico-Temático, III, Institutum Historicum, S.I, Universidad Pontificia Comillas, 2001, pp. 2060-2062.

Walcher Casotti, Maria, “Nota introduttiva”, en Maria Walcher Casotti (ed.), Andrea Pozzo, Prospettiva de’ pittori e architetti, Trieste, Edizioni Italo Svevo, 2003.

Zambrano, Francisco y José Gutiérrez Casillas, Diccionario Bio-bibliográfico de la Compañía de Jesús en México, 16 vols., México, Editorial Tradición, 1961-1977.

Zaragoza, Verónica, “La librería de la Congregación de Nuestra Señora de Loreto de Tepotzotlán”, en María de los Ángeles Ocampo Villa, Biblioteca Pedro Reales, vol. II, Catálogo de la Librería de la Congregación de Nuestra Señora de Loreto de la Compañía de Jesús de Tepotzotlán, México, INAH, 2014, cd-rom.

_______, Vida de san Ignacio de Loyola (1757). Serie pictórica de la Casa Profesa de México. Estudio y catálogo, tesis para obtener el grado de maestra en Estudios de arte, México, Universidad Iberoamericana, 2012.

_______, “El colegio y noviciado de Tepotzotlán en 1763”, en Jesuitas. Su expresión mística y profana en la Nueva España, México, Gobierno del Estado de México, INAH, 2011.